Los hechos sobre los compresores de aire

Un compresor de aire es un dispositivo construido para comprimir o consolidar el aire dentro de un tanque. Los compresores de aire funcionan de manera muy similar a como funcionan nuestros pulmones cuando recuperamos el aliento y, quizás, inflamos un globo. El aire se extrae y se comprime en el tanque (como el aire en nuestros pulmones) aumentando la presión del aire y reduciendo su volumen. Cuando se usa el aparato, el aire comprimido se libera a través de una tubería en una corriente constante y poderosa, como de nuestros pulmones y de nuestros labios encharcados en un estallido de aire. En los compresores, la presión de aire dentro del tanque seguirá aumentando hasta que alcance un límite de presión preestablecido. El límite de peso de la herramienta varía de mayor a menor según el tipo y tamaño de su compresor. Los compresores de aire también incluyen un controlador que está a punto de complementar el peso requerido del instrumento en particular y la aplicación.

Los compresores se utilizan para diversos fines para accionar herramientas neumáticas o eléctricas (como clavadoras y engrapadoras) que soplan polvo y escombros dentro / fuera de esas herramientas eléctricas, o como un dispositivo de inflado de neumáticos, dispositivos de flotación, etc. Disponibles en una variedad de tamaños y capacidades, los compresores de aire son versátiles y sorprendentemente duraderos; un buen modelo ciertamente podría durar toda la vida si se cuida adecuadamente. El uso de equipo neumático accionado por compresor ofrece una serie de beneficios; Los aparatos neumáticos tienden a ser más musculosos que los que funcionan con electricidad fuerte, ofrecen más torque y RPM más altas para un trabajo rápido y un disparo rápido. Los equipos neumáticos también ofrecen una alternativa ecológica a los residuos tóxicos de las baterías.

Hay dos tipos de compresores de aire, de gas o eléctricos, pero todos estos tipos están disponibles con algunas variaciones. Algunos compresores son pequeños y portátiles, otros son grandes y estacionarios; el tamaño de la potencia de su compresor generalmente coincide con su tamaño. Estos grandes compresores estacionarios son los más adecuados para aplicaciones industriales y pueden ser utilizados por más de una persona a la vez. Los compresores también varían de una etapa a dos etapas; un motor de dos etapas tiene la capacidad de cambiar de velocidad durante acciones más consistentes y rigurosas; básicamente, un motor de dos etapas trabaja más duro cuando lo necesita. Finalmente, algunos compresores requieren lubricación con aceite, mientras que otros funcionan completamente libres de aceite. Los compresores de aceite lubricante tienden a funcionar más silenciosamente; sin embargo, requieren cambios de aceite, funcionan en una superficie plana y plana y pueden liberar niebla de aceite en el aire, lo que es muy adecuado para aplicaciones como pintura. Aunque muchos artesanos prefieren usar compresores lubricados con aceite porque tienden a durar más y funcionar más silenciosamente (como con cualquier otro tipo), es posible que no sean prácticos para algunas aplicaciones.

Los compresores de energía de gas son óptimos en sitios de trabajo o zonas de construcción que aún no han recibido energía eléctrica. Estos compresores proporcionan potencia y velocidad a los equipos neumáticos sin necesidad de cable de alimentación o electricidad. Sin embargo, los compresores de gas deben usarse en áreas abiertas y bien ventiladas. Los compresores eléctricos son generalmente la mejor opción para uso doméstico y comercial. Tienden a funcionar más silenciosamente y no huelen una articulación de motor, por así decirlo.

Mantener su compresor de aire en buen estado determinará cuánto tiempo seguirá funcionando. Hay algunos pasos sencillos para asegurarse de que su compresor se mantenga en óptimas condiciones, y ciertamente no se arrepentirá del tiempo que pasó cuidando su electrodoméstico. La compresión que ocurre en los tanques de aire de su compresor hace que se acumule humedad dentro de esos tanques. Esa humedad, a su vez, corre el riesgo de oxidar los tanques y posiblemente destruir una mezcla de pintura (si se usa con un rociador de pintura). En la parte inferior del compresor hay una válvula de liberación de humedad; Es esencial liberar esta válvula con cada uso, esto debería evitar la oxidación u otros daños por agua. También se puede comprar un filtro en línea para cualquier compresor para eliminar la neblina de agua en sus líneas de aire.

Es importante inspeccionar sus compresores; revise y apriete los sujetadores de vez en cuando, asegúrese de que sus filtros de aire estén funcionando limpios y reemplácelos cuando sea necesario, revise sus tuberías con frecuencia para detectar roturas, grietas o fugas y esté preparado para reemplazarlos cuando sea necesario. También es importante asegurarse de que la válvula de seguridad del compresor funcione. La válvula de seguridad (ya sea automática o manual) libera aire en caso de que el compresor esté bajo presión; característica esencial, así que asegúrese de que funcione o de que lo repare. Si tiene un compresor lubricado con aceite, verifique los niveles de aceite antes de cada uso para asegurarse de que el instrumento esté debidamente lubricado. Cambie el aceite como recomienda el fabricante. En lo que respecta a la limpieza, siempre es beneficioso mantener todo el equipo limpio como un silbato y, sobre todo, es importante mantener limpias y despejadas las rejillas de ventilación de entrada del compresor. Si tiene un compresor de gas, también puede considerar limpiar el tanque de combustible de vez en cuando por si acaso.

Un buen compresor es una herramienta superior y realmente puede aliviar un trabajo o un proyecto de reparación en el hogar. Con una velocidad y potencia inigualables, un compresor y su equipo neumático asociado cambiarán su forma de construir. Ame su compresor, compre el modelo que más le convenga, manténgalo en buenas condiciones y su compresor funcionará tan duro como usted.

Deja un comentario