La diferencia entre metales ferrosos y no ferrosos

Los metales ferrosos y no ferrosos se utilizan en innumerables industrias para miles de propósitos. Mucha gente se pregunta cuál es la diferencia entre ellos y por qué sus diferencias significan en su uso y propósito. Si está interesado en aprender más sobre el metal y sus tipos, está en el lugar correcto. Continúe leyendo y conociendo las definiciones y tipos de metales ferrosos y no ferrosos que se encuentran en todo el mundo.

Metales ferrosos

En pocas palabras, el metal ferroso es cualquier metal que contenga hierro o acero. Se fabrican cosas como andamios de construcción, automóviles, edificios, herramientas eléctricas y más metales ferrosos. El acero al carbono, el acero inoxidable, el hierro fundido, el hierro forjado, el acero dulce y cualquier otro tipo de acero y hierro son ejemplos de metales que contienen hierro. Los metales como el acero inoxidable no se componen enteramente de hierro y acero. También contiene níquel y cromo. Por el contrario, el hierro forjado está hecho de casi un 100 por ciento de hierro.

El metal que contiene hierro es muy fuerte y duradero e incluso tiene propiedades magnéticas. Es por eso que se utiliza para fabricar o construir materiales resistentes a la corrosión y se mantiene fuerte y estable. Se utiliza para hacer de todo, desde rascacielos hasta brocas y más. Tuberías de gran escala, automóviles, camiones, yates, aviones, equipos de construcción y agrícolas, motores, contenedores industriales, ferrocarriles y más son bienes comunes a gran escala construidos con metales que contienen hierro. Los artículos más pequeños incluyen de todo, desde cuchillos de cocina hasta herramientas eléctricas, electrodomésticos y más.

Metal no ferroso

Además, el metal no ferroso es un metal que no contiene compuestos de hierro o acero. Los metales como el cobre, níquel, aluminio, latón, plomo, estaño, zinc y más son ejemplos de metales no ferrosos. Además, los metales preciosos están libres de hierro; como oro, cromo, tungsteno, plata, circonio, mercurio, cobalto, bismuto, cadmio, berilio y más. Los metales sin hierro se utilizan por su maleabilidad y versatilidad. También tienen una mayor resistencia al óxido y la corrosión porque no contienen compuestos de hierro. Las joyas, el cableado eléctrico, los azotes, los marcos de las ventanas, las señales de tráfico, los accesorios eléctricos, las tuberías, las baterías, los techos y millones de otros artículos están hechos de materiales metálicos sin hierro.

Una de las formas más fáciles de determinar si algo contiene hierro es sujetarlo con un imán. Si el imán se pega, está hecho con metales que contienen hierro, como hierro y acero. Si el imán no se pega, entonces está hecho en su mayor parte o en su totalidad de metales no ferrosos como el cobre o el aluminio. Si el imán tira un poco pero no se pega ni se queda, es probable que el artículo esté hecho de metales ferrosos y no ferrosos.

Deja un comentario